Como se revisan los amortiguadores en un coche

Los amortiguadores juegan un papel fundamental en la seguridad en las vías de tu coche, lo que permitirá que tengas un gran rendimiento. La mejor opción para un cambio es visitar el taller mecánico de aurgi.com, puesto que allí encontrarás siempre los precios más bajos del mercado.

Sin embargo, debes tener en consideración algunos puntos básicos que te permitirán revisar el estado de los amortiguadores de una forma sencilla. Estos los he reunido en este post, para que así puedas aprender a verificar el estado de los amortiguadores de tu coche de una forma efectiva.

Consejos para la revisión de los amortiguadores

Revisar los amortiguadores de tu vehículo puede ser realmente sencillo, pero debes fijarte en algunos puntos clave para determinar su estado:

Oxidación y fugas

Son dos puntos básicos que debes considerar, en especial porque únicamente requieren de la observación de los amortiguadores. Si circulas por terrenos que tengan mucha sal, puede que los amortiguadores sean más propensos a la oxidación.

Por otra parte, las fugas de aceite también deben ser detectadas y reparadas a tiempo para evitar daños graves en los mismos. Para detectarlas a tiempo, lo mejor será estar observando los sitios donde se aparca el vehículo, y si deja manchas de aceite debes llevarlo de inmediato al taller.

Estabilidad del coche

Debes observar que tan estable está tu vehículo para saber el estado real de los amortiguadores del mismo. En todo caso, esto se conseguirá mediante una observación del vehículo a una distancia prudencial en un lugar que sea completamente plano.

Observa fijamente la línea de las defensas la cual debe ser completamente paralela al suelo lo que indicará que los amortiguadores están cumpliendo con su trabajo. Pero, si el coche se inclina hacia algún lado, se debe llevar de inmediato al taller para hacer el cambio de inmediato porque estarán en mal estado.

Prueba del rebote

La prueba del rebote es fundamental, en especial porque es una de las más efectivas para comprobar el estado de los amortiguadores. Es muy fácil de hacer, porque debes ejercer presión sobre la carrocería hasta que esta pueda descender y después soltar esta presión.

Se debe observar el movimiento que hace el coche para volver a su posición, el cual debería ser suave, constante y sin dar rebotes. En caso de que se presenten rebotes, esto quiere decir que los amortiguadores ya deben ser cambiados porque no están cumpliendo con sus funciones.