Un todoterreno es una gran responsabilidad

Tener un todoterreno (TT) es poseer un instrumento para vivir grandes experiencias, como disfrutar de maravillosos paisajes en lugares a los que normalmente no se puede acceder en un coche común. Para los amantes de la adrenalina es diversión pura al atravesar por pruebas en circuitos, participar en competencias o recorriendo en grupo una ruta para conocer y disfrutar de la naturaleza.

Sin embargo, para que esto sea posible es importante tener el vehículo a tono por medio de las revisiones y del mantenimiento periódico, de ello depende en gran medida la vida útil del 4×4. Aunque muchos tienen un TT para uso diario, su potencial está diseñado para explorar fuera de las carreteras; aun así, estarían expuestos a situaciones que ameritan demasiado esfuerzo, tanto del motor, como del resto de los componentes del coche.

Cualquier vehículo al que no se le preste los debidos cuidados podría resultar un peligro para sus usuarios y para el resto de las personas, pero en el caso de los 4×4 lo es aún más. Si el TT no se mantiene en buenas condiciones, es de suponer que el riesgo aumentará en la travesía que se emprenda; las dimensiones que suelen tener estos vehículos es uno de los factores más influyentes, ya que por su altura son más propensos a perder la estabilidad.

Cuidados para un todoterreno

Tener un TT al día puede llegar a ser caro, no obstante, el esfuerzo de hacerlo reduce de manera considerable las visitas al taller por averías que podrían tener un coste más elevado que lo invertido en mantenerlos a tono. Algunos consejos como mínimo para el buen cuido de un 4×4 son:

  • Antes de salir y después de llegar a casa debe revisarse el vehículo para asegurarse de que no hayan cables flojos o sueltos, y que el nivel de los fluidos, como el agua, el refrigerante y los lubricantes sea el que adecuado.
  • Si el TT se utiliza para circular tanto dentro como fuera de las vías pavimentadas, es recomendable que se tengan al menos dos juegos de neumáticos. No tener los correctos puede restarle estabilidad y adherencia, lo cual, además de ser peligroso, podría generarle fallas al sistema de suspensión.
  • Chequee que los bornes de la batería estén limpios para evitar sulfataciones. Y si posee una fuente de poder extra, cada cierto tiempo debe revisarla; si no se utiliza con frecuencia, se debe conectar de vez en cuando para que no se dañe por poco uso.

Para evitar que el presupuesto sea un impedimento para realizar reparaciones o modificaciones de su TT, comprar las piezas que necesita en un desguace 4×4 podría ahorrarle una considerable parte de la inversión. Hay páginas web que se especializan en la búsqueda de empresas dedicadas a los todoterrenos dentro del territorio español.