Películas para niños

Para un niño, mantenerse ocupado puede resultar un reto bastante complejo. Dado que su imaginación va tan rápido que logran aburrirse con juegos tradicionales. De manera que sea necesario buscar un entretenimiento más fuerte que el anterior.

Como es algo inevitable, la tecnología ha sido una de nuestras aliadas para encontrar factores de entretenimiento que puedan hacer del tiempo más corto. Entre tantos inventos, la televisión podría decirse que dispone de un puesto preferencial.

Y no se trata de caricaturas mañaneras o series extensas. Pues las películas para niños actualmente contienen un valor de entretenimiento donde los más pequeños de la casa se siente hipnotizados y emocionados con sólo verlas para compartir con sus iguales.

Actualmente en cartelera, se están incluyendo clásicos como: El regreso de Mary Poppins; El Grinch; Spider-man: Un nuevo tiempo; Los Increíbles II; La Cenicienta; La Bella y la Bestia; El Rey León; entre otros clásicos favoritos del público.

Podría decirse que las películas para niños que se ven inmersas en la actualidad, tienden a cambiar un poco más su historia por el hecho de mejorar su contenido educativo o formar una especie de moda que logre captar la atención de muchos usuarios.

Pero ¿qué es lo que está impactado en el mundo de las películas para niños?. A continuación podrá disponer de algunos factores que han sido responsables de la fascinación de sus pequeños usuarios (hasta los más grandes) para conocer un poco más la temática.

 

Factores influyentes:

 

  • Del mundo animado al real: desde que los clásicos volvieron, toda la escena cinematográfica ha pasado del mundo caricaturesco al plano real. Es decir, que sean actores de cartne y hueso quienes se encarguen de darle vida a estos ilustres personajes.

 

  • Temáticas elocuentes: a pesar de conservar su historia, las grandes mentes que van detrás de estos proyectos, han configurado un poco la temática de estas películas para hacerlas atractivas tanto al público juvenil como al adulto.

 

  • Censura tipo A: es importante que al cambiar la temática no pierda su contenido infantil. Es decir, que su clasificación se mantenga de tipo A para no crear conflictos o disgustos en sus espectadores. Mientras que no sea vulgar u obsceno puede estar permitido.

 

Las películas para niños pueden captar la atención tanto de chicos como grandes. Lo importante es disfrutar para hacer que el tiempo vuele mientras que sus espectadores se diviertan.